Asia

Visita a Ôsaka

Pin
Send
Share
Send


Neones del Dotonbori reflejados en el canal.

Salimos de Matsuyama en tren exprés dirección Ôsaka. Allí habíamos quedado con mi amiga Megumi y su novio Daiki. A Megumi la conocí hace dos veranos cuando estuve estudiando en Toronto, y como ella vive en Nagoya (ciudad que no tiene ningún tipo de atractivo turístico) decidimos quedar en Ôsaka, ya que ella nunca había ido y nos quedaba más o menos a medio camino. El tren exprés recorre toda la costa de Shikoku y atraviesa varios puentes altísimos que enlazan varias islas diminutas hasta llegar a Okayama en la isla principal de Kyushu. Allí teníamos que hacer transbordo en el tren bala que iba hasta Ôsaka (en total tardamos unas cuatro horas).

La Torre Hitachi al fondo

En la estación de Shin-Ôsaka (donde para el shinkansen) nos estaba esperando Megumi, allí compramos un pase de un día de metro (850¥) que compramos porque ellos ya lo tenían, ya que con el Japan Rail Pass te puedes mover perfectamente por la ciudad a través de la línea de trenes locales.

Detalle de un restaurante en la zona de la Torre Hitachi.

Nuestra primera parada fue ir a visitar la Torre Hitachi. La torre es bastante fea y originalmente estaba formada por una mezcla de Arco del Triunfo más una Torre Eiffel, que con la guerra fue desmantelada y posteriormente reconstruida por los osakenses con sus aportaciones monetarias. La única gracia de subir a la torre (600¥) es el poder tocar los pies a una talla de madera llamada Billyken, que dicen que trae suerte. Este diosecillo fue hecho por una artista americana en 1908 después de haber tenido un sueño. Es tal el fervor, que la pobre figura tiene los pies desgastados de tanto toqueteo.

Fijaros en los pies de Billyken, ¡se pueden meter los dedos!

La zona de la Hitachi Tower está bastante bien, ya que está llena de restaurantes, principalmente de fugu (pez globo). El pez globo es una exquisitez muy típica de Ôsaka. Es bastante caro y muy peligroso de comer, ya que si no está bien cocinado, el comensal se puede envenenar y morir fulminado. Es por eso que muy pocos chefs tienen el título para poder cocinarlo. Esta zona es muy alegre y animada, y personalmente me gustó mucho.

Pin
Send
Share
Send