África

De Ciudad del Cabo a Noordoewer (frontera de Namibia)

Pin
Send
Share
Send


Aunque oficialmente lo era, ese no fue el primer día del viaje. Debíamos haber llegado 24 horas más temprano, pero por culpa del accidente aéreo que se produjo en el aeropuerto de Dubái un par de días antes, nuestro vuelo de Barcelona salió con 7 horas de retraso. Obviamente, perdimos nuestra conexión a Ciudad del Cabo. A pesar de ello, fuimos afortunados ya que nos pudieron recolocar en el vuelo del día siguiente.

Cuando llegamos finalmente al aeropuerto de Ciudad del Cabo, nuestras maletas ya nos estaban esperando. Debido al caos que reinaba en Dubái, el equipaje había llegado antes que nosotros. Toda una suerte, ya que nuestra ruta no podía sufrir más retrasos.

Sobre las siete de la tarde llegamos a nuestro alojamiento en Ciudad del Cabo, el Harper's House, una casa centenaria totalmente restaurada en la zona de Green Point. La habitación era muy chula, pero con las prisas de reservar un alojamiento el día antes no nos dimos cuenta de que el baño era compartido. Por suerte, el baño estaba justo al lado, estaba muy limpio y tenía jabones y cremas a montones. Por desgracia, de Ciudad del Cabo no vimos nada más porque al día siguiente tocaba madrugar para hacer el primer tirón de carretera. Teníamos que llegar hasta Noordoewer, el primer pueblo tras pasar la frontera de Namibia.

A las siete de la mañana ya estábamos en el coche y en ruta. Por delante nos esperaban 700 kilómetros que según el GPS podríamos cubrir en siete horas. Aunque claro, cuando se conduce por África uno nunca sabe.

Para orientarse por Ciudad del Cabo es necesario tener un GPS que te indique cómo llegar hasta la N7. Esta es la carretera de la ruta «Cape Namibia» que une Ciudad del Cabo con Namibia. Una vez entras en esta carretera ya no hay pérdida, es todo línea recta hasta la frontera por una carretera de un solo carril por sentido.

Era domingo por la mañana, así que no había mucho tráfico. Pasamos junto a uno de los grandes arrabales en las afueras de Ciudad del Cabo mientras un sinfín de personas se dirigían a pie hacia sus trabajos. Las dos primeras horas nos encontramos con mucha niebla, bastante espesa en algunos tramos y un poco de frío. El termómetro del coche marcaba 7 grados en el exterior.

Fuimos conduciendo y durante horas no encontramos ninguna gasolinera o restaurante cerca de la carretera donde parar a descansar. Si querías repostar, había que desviarse y entrar en algunos de los pueblos por los que se pasa. Lo que sí que había eran muchas miniáreas de descanso, que consistían en un par de mesas con sillas de picnic y un pequeño tejadillo para hacer sombra. En una de ellas paramos a descansar unos minutos y a comer alguna cosa. Nos habíamos llevado galletas de casa y teníamos las botellas de agua que Harper's House da gratis a sus clientes.

Más tarde, en Klawer encontramos la primera gasolinera a pie de carretera, el Trawal Truck Inn, y paramos a llenar el depósito. 23 litros nos costaron 280 rands. La N7 es en la mayoría del tiempo una gran recta con algunas ondulaciones, aunque también pasa por algunos puertos de montaña. La velocidad máxima permitida normalmente es de 120 km/h, aunque hay algunos tramos donde se reduce hasta 80 o 100 km/h. Es importante vigilar con la velocidad, ya que hay mucha gente caminando por el arcén haciendo autostop o se te pueden cruzar todo tipo de animales, como la manada de babuinos que nos encontramos invadiendo la calzada.

Springbok es la última gran población de Sudáfrica y allí decidimos para a comer. Aquí hay diversos fast-food, entre ellos el Nando's. Este restaurante ya lo conocíamos del viaje a Botsuana, y era uno de nuestros favoritos. Comimos un cuarto de pollo a la brasa con salsa de limón y hierbas. Hay varias salsas entre las que elegir, la más famosa es la peri-peri.

Tras la breve pausa para la comida, continuamos con la ruta. Finalmente, a las tres y media de la tarde llegamos a la frontera preparados para pasar un buen rato haciendo trámites.

Cuando lleguéis a la frontera de Sudáfrica en Viooldrif os encontraréis una caseta de policía donde tenéis que parar. El policía apuntará los datos del coche y el número de pasajeros en un papelito y os lo dará. Entonces tenéis que seguir hasta el aparcamiento que hay delante de las oficinas. Allí primero tenéis que ir a la puerta 1 «Inmigration departures». Allí dais el pasaporte y el papelito. En esta ventanilla os sellarán los pasaportes de salida de Sudáfrica. Si no tenéis nada que declarar os saltáis la puerta número 2 que es la de «Customs» (aduana) y vais directamente a la puerta número 3 «South Africa Police Service». Allí hay que apuntar en un registro los datos del coche y del conductor.

Una vez rellenado esto, subís al coche y vais a la salida que lleva a Namibia. Allí hay otra garita en el que otro policía os pide nuevamente los pasaportes y el papelito que os dieron al principio de todo. Este anota algunos datos más del coche y ya podéis seguir hasta la última garita donde tienes que entregar el papelito que te dieron al entrar. Una vez hecho esto puedes conducir hasta Namibia. Aquí ya es una hora menos, la misma hora que en Canarias.

Video: Mata-Mata , Frontera Namibia-Sudafrica - Part 2. (Agosto 2020).

Pin
Send
Share
Send