Diarios de viaje

Empieza la aventura: llegada a Johannesburgo

Pin
Send
Share
Send


Hace poco más de un año volábamos a casa un poco abatidos porque el viaje a Uganda no acabó saliendo como esperábamos. No obstante, a pesar de que en aquel momento juramos que no volveríamos a viajar en una temporada larga (no duró mucho), casi doce meses más tarde volvimos a África para cumplir nuestro sueño: ver el delta del Okavango.

Tras meses de preparación, volamos vía París a Johannesburgo en el Airbus 380, el avión comercial más grande del mercado, ya que tiene dos plantas y cerca de 500 plazas para pasajeros. Mientras lo mirábamos por el ventanal de la terminal, no podíamos dejar de pensar si ese pedazo de avión sería capaz de despegar… y obtuvimos la respuesta poco más tarde.

A pesar del gran tamaño del avión, hay poco espacio entre las butacas. En la planta inferior, las butacas de clase turista están alineadas en asientos de 3-4-3 y en los pasillos queda el espacio justo para que las azafatas puedan servir las comidas y bebidas. Te da la sensación de estar en una lata de sardinas. Sin embargo, a la que el avión empezó a moverse para desplazarse hasta la pista de despegue, parecía que ni se movía. El Airbus A380 cuenta con tres cámaras exteriores con la que los pasajeros puede ver desde sus asientos y en directo cómo despega y aterriza, lo que fue interesante y a la vez extraño. Durante el despegue, el avión fue como la seda y durante todo el vuelo apenas notamos turbulencias. Además, dentro del avión casi no se oía ruido de los motores. Un lujazo.

A la hora prevista, aterrizamos en el aeropuerto de Johannesburgo, pasamos el control de pasaportes (no es necesario visado si se es español) y fuimos hasta la oficina de Avis para recoger el coche que habíamos reservado. Era un coche de tamaño mediano tipo Golf, pero justo dos meses antes, nos apuntamos gratuitamente a Avis Preferred, que es la tarjeta de fidelización gratuita de Avis.

Lo bueno de tener esta tarjeta es que te ahorras bastantes colas, porque tienen un mostrador en exclusiva para los socios y, además, en cuanto te la haces, como bienvenida te dan un upgrade en tu siguiente alquiler. Así que por el mismo precio acabamos consiguiendo un Toyota Corolla con un maletero enorme.

Además, decidimos contratar el seguro extra supersaver (18 rands/día) que cubre ruedas y lunas. Nos dijeron que si se nos pinchaba una rueda o se nos rompía la luna, podíamos ir a la oficina de Avis más cercana para solucionarlo. Además, como reservamos el coche a través de Twitter con Avis en España (@Avis_Spain) y les habíamos avisado que sacaríamos el coche del país, al llegar al aeropuerto ya tenían toda la documentación preparada para pasar la frontera. ¡Da gusto tanta eficiencia!

Una vez en el coche, fuimos hasta el cercano Outdoors Warehouse que, para que os hagáis una idea, es una especie de Decathlon de actividades al aire libre. Allí compramos dos bidones metálicos de gasolina de 20 l (300 rands cada uno) y un accesorio alargado (130 rands) para facilitar el vaciado del bidón de gasolina en el depósito. Como fuera de las grandes ciudades las gasolineras escasean y las distancias son muy largas, preferimos comprar los bidones para viajar más tranquilos.

Mapa para ir del aeropuerto de Johannesburgo al Outdoor Warehouse. Mostra un mapa més gran

Video: EGIPTO. LUXOR. A LA CAZA DEL TURISTA AVENTURA EN AFRICA (Julio 2020).

Pin
Send
Share
Send