Asia

Relax en Jaisalmer y rumbo a Jodhpur

Pin
Send
Share
Send


Esa era nuestra última mañana en la ciudad de Jaisalmer y para ese día teníamos pocos plantes porque a las cuatro y media salía nuestro tren hacia Jodhpur.

Después de desayunar, bajamos tranquilamente a la ciudad para ir al Gadi Sagar que es un estanque que está a unos 15 minutos caminando de la muralla y que en su día fue el principal depósito de agua de la ciudad. Actualmente está rodeado de diversos templos y se puede alquilar un patinete o una barca para dar un paseo por allí.

Alquilar un patinete para dos personas durante media hora cuesta 50 rupias y nosotras decidimos pasar el rato dándole a los pedales. A la hora de elegir patinete, nos quedamos con uno de los más frikis con forma de cocodrilo azul que ganó por un margen muy ajustado contra el cisne azulado.

Estuvimos nuestros 30 minutos yendo estanque para arriba y estanque para abajo hasta que llegó la hora de salir. Cerca del estanque hay un pequeño museo de cultura y marionetas del Rajastán al que decidimos entrar tras la insistencia del chico que vendía las entradas, pero lo cierto es que tenía poca cosa. Se exhibían algunos objetos tradicionales repletos de polvo en las vitrinas y no había ningún cartel explicatorio.

De regreso al pueblo, fuimos de compras por el mercado, compramos vindis, chai y harina de garbanzo para hacer pakoras en casa. Ese día habíamos convencido a Mahendra para ir a comer con él. Sonia y yo le queríamos invitar para agradecerle todo lo que había hecho por nosotras. Mahendra eligió el restaurante Monica que está justo enfrente de la entrada principal del fuerte.

El restaurante Monica no es el restaurante que yo a priori hubiera escogido, pero lo cierto es que nos sorprendió muy gratamente. La comida estaba muy buena y muy bien de precio. De hecho, Mahendra nos explicó que él empezó trabajando en ese restaurante de camarero, pero que lo dejó porque se ganaba muy poco dinero. Allí comimos un biryani (arroz) de champiñones y queso y un curri korma vegetal. Todo estaba requetebueno.

Tras la comida, regresamos al hotel a buscar nuestras cosas y a despedirnos de Dilip, que también nos había tratado con mucho cariño esos días. Ya lo comenté en la primera entrada sobre Jaisalmer: esa ciudad se convirtió en mi favorita de todo el viaje y espero poder volver algún día con mi pareja para disfrutar de unos días de romanticismo made in India.

En la estación se me hizo un pequeño nudo en el estómago cuando tocó despedirse de Mahendra. Siempre le estaré muy agradecida por toda la ayuda que nos ha prestado y el trato familiar que nos dio. Hizo que nuestro viaje a la India fuera totalmente único.

Video: Caravana Desierto del Sahara - Tour Marruecos Maravilloso - Maktub Travel (Agosto 2020).

Pin
Send
Share
Send