África

Sobrevolando el delta del Okavango en avioneta

Pin
Send
Share
Send


Proseguimos con los relatos del viaje a Botsuana. Esta vez, os contamos la experiencia en la población de Maun, donde fuimos a caballo por el delta del Okavango y luego sobrevolamos el delta en avioneta.

Hay lugares que al mencionarlos te evocan grades historias y exploradores intrépidos: Samarcanda, Tombuctú, el delta del Okavango… Pues bien, tras años soñando con visitar el delta del Okavango, por fin poníamos nuestros pies allí y hacíamos realidad uno de nuestros sueños viajeros más anhelados.

Puede que os estéis preguntando: ¿pero qué tiene de especial el delta del Okavango? Pues bien, si miráis el mapa de Botsuana, veréis que no tiene ni mar, ni océano. Reconozco que la primera vez que busqué este país en el globo terráqueo me sorprendió ver que no tenía salida al mar y, durante unos segundos, no pude entender cómo podía haber en ese país uno de los deltas fluviales más famosos del mundo. Y es que eso es lo que hace único este delta, porque el río Okavango fluye desde Angola, donde se denomina río Cubando, pasa por la frontera con Namibia y desemboca en Botsuana en el árido desierto del Kalahari, dando lugar al delta interior más grande del mundo. La mejor manera de hacerse una pequeña idea de su magnificencia es sobrevolándolo en avioneta. Esa fue la actividad que íbamos a hacer esa tarde y que habíamos reservado el día anterior en el Old Bridge Backpackers, pero primero, habíamos reservado otra actividad para esa mañana: un paseo a caballo.

No deja de ser curioso el paisaje, pero monótono

Tras desayunar nos estaba esperando el taxista para llevarnos a los establos donde empezaba el paseo. En Maun solo está asfaltada la carretera principal y el resto de caminos son de pista. Como algunos tramos son bastante arenosos, pueden ser un problema para circular si el coche no tiene tracción en las cuatro ruedas, sobre todo en época lluviosa. Sin embargo, lo más complicado es encontrar lo que se quiere visitar, ya que los caminos son un poco laberínticos y las indicaciones brillan por su ausencia. A pesar de todo, llegamos al lugar sin problemas.

Posando con el caballo junto al rio

Nos gusta mucho montar a caballo y siempre que podemos aprovechamos la ocasión para hacerlo cuando estamos de viaje, como en el viaje a Perú cuando visitamos el cañón del Colca a caballo, que fue una experiencia increíble. No obstante, en Maun fue actividad un poco descafeinada. El motivo es que los establos estaban bastante lejos del río y cuando llegamos allí tuvimos que dar media vuelta porque la excursión solo duraba dos horas. Supongo que también nos decepcionó un poco que el paisaje fuera tan monótono todo el tiempo: caminos de pista arenosa, árboles, algunas casas y poco más.

Atentos a las explicaciones antes de embarcar

Al llegar al río vimos pescadores y lanchas a motor que dirigían a los visitantes hacia el punto desde donde salían las excursiones en mokoro por el delta del Okavango, la actividad que íbamos a hacer al día siguiente. Estuvimos unos minutos allí y emprendimos el camino de vuelta. Por suerte, tras la decepción de la mañana por la tarde nos esperaba lo mejor del viaje.

Video: Sobrevolando el Okavango en avioneta (Agosto 2020).

Pin
Send
Share
Send