Asia

Actividades en Kuredu Island

Pin
Send
Share
Send


Seguimos con los relatos del viaje a las Maldivas de 9 días y en este caso exploramos más a fondo la isla y vemos qué otras actividades se pueden hacer en Kuredu Island Resort.

¿Quién dice que en las Maldivas no hay mucho que hacer? Pues yo misma unos días antes de ir a las Maldivas. Al ser un destino de playa, pensaba que no estaría hecho para mí, ya que no me gusta hacer «la croqueta». Pero qué equivocada que estaba…

La mañana empezó pronto, muy pronto, ya que nos levantamos antes de las seis para ver salir el sol. Caminamos los diez minutos que había desde las «O Beach Villas» hasta la playa que hay cerca del embarcadero. A esa hora tan temprana solo estábamos nosotras y algunos empleados que empezaban a poner a punto el resort.

No nos cansábamos de hacer fotos al amanecer.

El día anterior, la puesta de sol no había sido muy bonita porque estaba muy nublado y esa mañana la salida del sol iba por el mismo camino. Por suerte, tras esperar un poco hubo un momento en el que se despejó el cielo un poquito, lo suficiente para poder disfrutar de todos los colores del alba. Lentamente, y a medida que el sol ascendía, fueron apareciendo los colores turquesas de las aguas que rodean la isla.

Son imágenes que siempre había visto en revistas. Así que estar ahí, viviéndolo en directo, con los pies sobre la arena blanca y remojados en esas aguas turquesas era como estar en una postal del paraíso.

Desayuno en el restaurante Bonthi: fijaos que el suelo es de arena de playa

Sobre las siete y media fuimos a desayunar al restaurante Bonthi, cerca de la recepción principal del hotel. Este restaurante es el que abre más temprano de todo el resort (sobre las 7am) y cuando llegamos ya había algunas mesas ocupadas. El desayuno en todos los restaurantes del hotel se compone de un buffet con gran variedad de productos frescos: fruta, pan, embutido, tortillas cocinadas al gusto y en directo, y dulces, muchos dulces. Desayunamos bastante para tomar fuerzas, ya que ese día iba a ser muy intenso. A las actividades que ya teníamos en mente añadimos dos más, así que íbamos a necesitar toda la energía posible.

A las 9:30 nos reunimos en la recepción para hacer la visita al santuario de tortugas de la isla de Naifaru. Nos pareció una causa interesante y además una buena oportunidad de conocer cómo es la vida en una isla normal, la vida real en las Maldivas. Para llegar allí tomamos un barco que fue navegando por el atolón de Laviyathi. Fuimos pasando por diferentes islas, algunas deshabitadas, otras con complejos hoteleros. Hasta vimos el mascarón de proa de un barco hundido que sobresalía en el mar.

Isla de Naifaru

La isla de Naifaru es la más poblada del atolón. Tiene unos 5000 habitantes, pero como Kuredu, apenas ves gente. La calle no está asfaltada, es todo arena de playa compactada y hay algunos comercios, una oficina de correos y una sucursal del banco de las Maldivas. Este es un país musulmán regido por la ley de la sharia, así que, cuando se visita una isla habitada hay que ir adecuadamente vestido.

Tortuguita en recuperación

El centro de recuperación de tortugas era un poco cutre, la verdad. Era un local construido rudamente con diversos tanques de agua donde tenían tortugas, muchas veces mascotas que la gente no sabe mantener, y que el centro se encarga de cuidar y devolverlas al mar cuando están recuperadas. También hay tortugas salvajes que los pescadores encuentran y no están sanas. Desgraciadamente, el centro tiene muchas carencias de presupuesto y hacen lo que pueden con la ayuda de los visitantes que reciben. Aun así, esta excursión nos pareció un poco decepcionante por el precio y por lo que se visita, aunque nos dio la oportunidad de ver un poco mejor cómo es la vida fuera de los resorts.

Mientras me hacían el masaje, veía pasar pececitos.

En el «All inclusive Plus» teníamos incluido un masaje gratuito de 15 minutos y para disfrutarlo fuimos al spa Duniye. Lo que más nos gustó de este spa es que las salas de tratamiento están construidas sobre el agua, y debajo de la camilla hay unos pequeños ventanales donde se puede ver el mar y los peces pasar mientras te hacen el tratamiento. Era muy bonito a la par que relajante. Nosotras solo hicimos el masaje de 15 minutos incluido en el «All Inclusive Plus», pero también hay tratamientos más intensos desde 100$ o por 79$ extras si se complementa el bono gratuito de 15 minutos.

Video: Maldivas con niños (Julio 2020).

Pin
Send
Share
Send