Diarios de viaje

Receta de galletas de limón y jengibre

Pin
Send
Share
Send


Tengo que confesaros un pequeño secreto: siempre que viajo acabo comprado productos de cocina, ya sean ingredientes o utensilios. Durante el viaje por Vietnam y Camboya, en Vietnam al llegar a los hoteles nos daban como bienvenida láminas de jengibre caramelizado. Estaba muy bueno y pensé en comprar un poco para llevarme a casa. Sin embargo, al final no tuve la oportunidad de comprarlo en Vietnam y lo acabé comprando en el mercado ruso de Nom Pen, en Camboya. Al llegar a casa y comerlo descubrí que era tan picante que no había ser humano capaz de tragarse eso. Así que pensé: «¿cómo puedo aprovechar la bolsa de jengibre confitado?». La respuesta me la dio la maravillosa Martha Steward con esta receta de galletas superfácil. Estas galletas se han vuelto tan populares y me han pedido tantas veces la receta que por eso la publico en el blog. ¡Ea!

Lemon Ginger Drop Cookies. Ingredientes

8 cucharadas (114 g) de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
3/4 taza (170 g) de azúcar
1 huevo tamaño L
Cáscara rallada de un limón
4 x 1/3 taza (140 g) harina
1/2 cucharilla (2 g) jengibre molido
1/2 cucharilla (3 g) levadura
1/4 taza (35 g) de láminas de jengibre caramelizado picadito a trozos pequeños
Azúcar para espolvorear

Notas sobre los ingredientes

Suelo usar la mantequilla Puleva o la de Central Lechera Asturiana que, aunque no lo indica, es sin sal. Son las que tienen mejor relación calidad-precio. Evitad las mantequillas de marca blanca ya que contienen mucha agua y no son muy buenas para hornear galletas. Para que la mantequilla tenga la textura ideal para trabajarla, tenéis que sacarla de la nevera un rato antes. Normalmente la dejo el día anterior fuera, pero si es verano con dos horas ya obtendréis la consistencia necesaria. Sobre todo no la ablandéis con el microondas jamás de los jamases. Por otro lado, la receta original lleva bicarbonato (baking soda) en lugar de levadura, pero la primera vez que las hice me equivoqué y puse levadura. El motivo es que confundí baking powder con baking soda, y el resultado fue que la galletas quedaron con una textura abizcochada y eran más blanditas y buenas. Si las queréis con una textura más crujiente, tenéis que sustituir la levadura por bicarbonato.

Las láminas de jengibre confitado lo podéis comprar en un supermercado asiático. En Barcelona las podéis encontrar en el Dong Fang de la calle Balmes con Pelayo.

El azúcar que uso para decorar lo compré en el viaje a Finlandia (ya os digo que esto de comprar ingredientes por el mundo empieza a ser patológico) y tiene una textura de piedrecitas de azúcar, parecido al azúcar de los roscones de reyes, pero podéis usar azúcar normal.

Pin
Send
Share
Send